21 de enero de 2013

SALNATRONES

Por: Jaime N. Alvarado G.

     Se nos acerca un nuevo aniversario del desembarco de las tropas chilenas en Antofagasta y ya se afinan los detalles para celebrar la fecha con la apoteosis que muchos esperan. Se habla y se discute el show estelar, que es para los antofagastinos, como el circo para los romanos. También se comienzan a perfilar los ganadores (o mejor dicho los merecedores) del Ancla de Oro. La Ascensión al Cerro El Ancla, prueba clásica y –hasta el momento- imperecedera. En fin.
    Se hace un despliegue enorme de recursos para quemar en los aires cientos de fuegos artificiales, que cuentan con el apoyo financiero de diversas empresas.
    Cuando ello sucede, recuerdo los festejos de antaño: plenos de modestia, como correspondía a una
ciudad tranquila, sin aspavientos ni ínfulas. Cuando Antofagasta era, simplemente “la ciudad del gran impulso”.
   Evoco la mañanera salva de 21 cañonazos, que nos recordaba las baterías del Blanco Encalada, aquel lejano 14 de febrero de 1879, pleno de vítores y tricolores al viento. Esas salvas son cosa del pasado. Ya no retumban los cielos. Tampoco ocurre el 21 de Mayo ni en Fiestas Patrias.
    Y claro…. Creo ver los cielos nocturnos pintados de rojo. El efecto ya olvidado del encendido de salnatrones, que las unidades vecinales de las poblaciones aledañas a los cerros se encargaban de encender apenas caída la noche. Era un espectáculo que bien pudiera traerse al presente, para que las generaciones actuales sepan cómo se festejaban las magnas fechas, cuando Antofagasta era una ciudad joven, en ciernes, poblada, amada y cuidada por antofagastinos de tomo y lomo… de pura cepa.
   Esta linterna aspira “iluminar” a aquellos que tienen en sus manos la elaboración del programa de aniversario del Desembarco de Antofagasta. Para volver a embellecerlos con el resplandor de los salnatrones. No en vano, en aquellos cerros que se iluminarán, pende la insignia que los antofagastinos de verdad llevamos aferrada a nuestros corazones.


0 comentarios: